01. Partes del bajo eléctrico

El bajo eléctrico, ese instrumento que provee la columna vertebral armónica y rítmica de tantas composiciones musicales, puede parecer un enigma para el observador casual. Sin embargo, una vez descompuesto en sus componentes básicos, se revela no solo su complejidad sino también la belleza inherente a su diseño.

Cuerpo

El cuerpo del bajo eléctrico es la base sobre la que se construyen todas las demás partes. Usualmente fabricado de madera, como el aliso, fresno, o caoba, su forma y tamaño afectan directamente al tono y a la resonancia del instrumento.

Mástil y Diapasón

El mástil, que se extiende desde el cuerpo, puede ser de una pieza con el cuerpo (construcción encolada) o atornillado. Está rematado por el diapasón, usualmente de madera como el palisandro, ébano o arce, donde se presionan las cuerdas para cambiar la nota que se está tocando. La elección del material influye en la “sensación” del bajo y en el sonido producido.

Cabezal y Clavijas de Afinación

El cabezal aloja las clavijas de afinación, que permiten ajustar la tensión de las cuerdas y, por tanto, su afinación. La estabilidad y precisión de estas clavijas son fundamentales para mantener el bajo afinado durante más tiempo.

Puente

El puente transmite las vibraciones de las cuerdas al cuerpo del bajo, afectando a la resonancia general y al sustain (cuánto tiempo resuena una nota después de ser tocada). La capacidad de ajustar la altura y la entonación de cada cuerda individualmente es crucial para la configuración del instrumento.

Pastillas

Las pastillas convierten las vibraciones de las cuerdas en señales eléctricas que pueden ser amplificadas. Varían en tipo, desde pastillas de bobina simple hasta humbuckers, cada una ofreciendo diferentes características de tono.

Electrónica

Los controles de volumen y tono permiten al bajista modificar el sonido producido por las pastillas antes de que este sea enviado al amplificador. Algunos bajos incluyen circuitos activos para ofrecer mayor versatilidad tonal.

Cuerdas

Las cuerdas, normalmente cuatro pero a veces cinco o seis, son fundamentales para el sonido. Su grosor, material y tensión juegan un papel importante en la jugabilidad y el tono del bajo.

Un buen ejemplo de cómo la construcción afecta al tono puede verse en la diferencia entre los bajos con cuerpo sólido y aquellos con cuerpo semi-hueco. Los cuerpos semi-huecos, al tener una cámara de aire interna, producen un tono más cálido y resonante, ideal para géneros como el jazz. En contraste, los bajos de cuerpo sólido, favoritos en el rock y el metal, ofrecen un tono más fuerte y directo.

Enlaces a Libros

  • “The Bass Book” por Tony Bacon: una guía completa sobre la historia y evolución del bajo eléctrico.
  • “How to Make Your Electric Guitar Play Great!” por Dan Erlewine: aunque enfocado en guitarras, ofrece valiosa información sobre el mantenimiento y ajuste de instrumentos de cuerda que es aplicable al bajo.

Páginas Web y Aplicaciones

  • TalkBass: una comunidad en línea donde bajistas de todos los niveles comparten consejos, técnicas y experiencias.
  • Scott’s Bass Lessons: ofrece lecciones en video para bajistas de todos los niveles, desde principiantes hasta avanzados.
  • Aplicación “FretTrainer”: ayuda a memorizar las notas en el diapasón, disponible para iOS y Android.
Scroll al inicio